Está aquí: HomeDe PeraviaSOCIALESRelatos banilejos: Los alientos del antitrujillismo

Relatos banilejos: Los alientos del antitrujillismo Featured

Written by  Fabio R. Herrera-Miniño Published in SOCIALES Jueves, 05 Enero 2017 13:21
Rate this item
(0 votes)

..En casi todas las poblaciones cabeceras de provincia se habian formado celulas de jovenes comprometidos con la libertad. Bani no podia ser diferente. 

 

En la segunda mitad de la década de 1950, con el avance de la edad y la terminación de los cursos del bachillerato, me estaba preparando para inscribirme en la Universidad de Santo Domingo. Era para iniciar la carrera de Ingeniería Civil en octubre de 1956. Comencé a asistir a la Universidad de Santo Domingo a estudiar la carrera que había elegido por mis facilidades para comprender  las matemáticas.

 

Con el cambio de localidad, dejaba atrás  los amigos de infancia y la bucólica y familiar vida de nuestro Bani para llegar a un ambiente extraño. Eran nuevos amigos que aumentaban el entorno de las relaciones. Ellos acudían de sus pueblos o de la capital a estudiar en las distintas carreras que ofrecía la universidad. Las esenciales en 1956 eran medicina, derecho, farmacia, ingeniería y odontología. La veterinaria sería agregada al poco tiempo de nosotros llegar y mas luego la facultad de economía.

 

Como estudiante universitario me quedó en el recuerdo lo bien que uno disfrutaba de su pueblo con sus amigos y familiares. Teníamos pocas obligaciones y compartíamos con los amigos y hasta celebrando los primeros amores. Ya podíamos ir a los bailes de gala del Casino Generalísimo Trujillo  (Casino de Peravia mas luego como lo había sido antes de 1945). El nuevo alojamiento para el casino lo donó Trujillo en 1947 con el consiguiente cambio de nombre.

 

Ya en el ambiente capitaleño, la rigurosidad de los estudios de ingeniería,  me obligaron a prescindir de los viajes  a Bani para pasar  los fines  de semana con la familia y amigos. Prefería permanecer en la capital  ampliando la base de los estudios y las relaciones. También disfrutaba de la vida nocturna de los sábados en la noche  en la Feria  en el Najayo. Allí nos deleitábamos de la cautivante música del conjunto de Ramón Gallardo y su estelar cantante Rafaelito Martínez de grata recordación para los banilejos de varias generaciones. 

 

Con los acontecimientos que se oían de lo que iba ocurriendo en Cuba por el avance de las guerrillas establecidas en Sierra Maestra, y la presencia  de muchos estudiantes del Cibao Central que sus familias habían sufrido en carne propia la persecución política de la dictadura de Trujillo, comencé  a conocer lo que en mi pueblo tenía vedado. Iniciaba una apertura política muy tímida pero con el paso del tiempo se fue afianzando.  De esa manera para 1959, y cursando el tercer año de la carrera de ingeniería y residiendo en el Colegio Mayor Universitario San José de Calasanz, mis ansias de luchar por la libertad del país se consolidaron.

 

La revolución cubana  había derrocado la dictadura de Fulgencio Batista. El primero de enero de 1959 un júbilo continental se extendió por el hemisferio de ver como un grupo de guerrilleros impuso su coraje y convicciones para sacudirse de los grilletes de la dictadura. Ya en junio de 1959 ocurrió el intento de invasión al país para combatir la dictadura. Desafortunadamente tanto  el aterrizaje de Constanza como los desembarcos de Estero Hondo y Maimón culminaron en una sangrienta carnicería de jóvenes valores  dominicanos  y de otras nacionalidades. Ellos creyeron en el sueño de libertad de los hijos de Duarte. 

 

Fidel Castro, el fenecido comandante el pasado 25 de noviembre, era ya nuestro héroe y sus hazañas eran las que se quería reeditar en el país. Después del fracaso de las invasiones de junio de 1959 la rebeldía se fue extendiendo por el país. En casi todas las cabeceras de provincias grupos de jóvenes se aglutinaban en células clandestinas que se cuidaban mucho de evitar ser delatados al Servicio de Inteligencia Militar (SIM). Eran los  calieses que iba extendiendo sus garras y oídos por todos los rincones de las poblaciones.

Esas células de desafectos tenían mucho entusiasmo pero escasos recursos. Apenas  daban para repartir panfletos, escribir letreros o  colocar bombas molotov en los cines u otros lugares. En enero de 1960 ocurrió lo que se esperaba. El complot fue develado. Una gran redada descubrió  los hilos de la trama. Las cárceles de tortura se vieron repletas de jóvenes y obligó a la jerarquía de la Iglesia católica  a pronunciarse  por primera vez en 30 de años de dictadura. Fue una valiente y vibrante carta pastoral  que ha pasado a la historia.

 

..En casi todas las poblaciones cabeceras de provincia  se habían formado células de jóvenes comprometidos con la libertad. Bani no podía ser diferente. Varios jóvenes banilejos  se entusiasmaron  con el movimiento, y los identificados por el SIM,  fueron  a parar a la cárcel de la 40 y a otras. Así Cervantes Colombino Peña, Sergio Federico Germán, Juan Mejía, Francisco Bello, Paquito Pol, Juan José Vargas y Alfredo Terrero se vieron encarcelados por varios meses y sometidos a crueles torturas en la 40. Para mediados de 1960 habían sido liberados después de pasar un tiempo en la cárcel de La Victoria.

 

Cuando yo residía en el Colegio Mayor Universitario establecí estrecha amistad con varios jóvenes de otros pueblos  del país en que  todos compartíamos ideales similares  en cuanto a la necesidad de luchar en contra de la tiranía que nos mantenía encadenados.

 

 

La universidad y los compañeros de estudios  expandieron  mis vuelos mentales, muy distinto a lo que había vivido en Bani. Tropecé con un país sometido a una férrea dictadura de más de 25 años. En el Colegio Mayor me enrolé en la primera célula subversiva cuyo propósito era sacar información del país para dar a conocer en el exterior la situación interna. No tenía contacto con mis amigos de las células de Bani. Ni siquiera se imaginaban que un hijo de Fabito pudiera estar conspirando en contra del Jefe.

 

Mi célula de acción era con un amigo judío Alfredo Rothemberg que vivíamos en Calasanz y con Tirso Mejía Ricart que preparaba los informes que se enviaban al exterior a través del agregado cultural de la embajada americana un señor llamado William Pugh. Este se hizo muy amigo mío y gané su confianza. El salió del país en agosto del 60 a raíz de la ruptura de las relaciones diplomáticas de los países americanos por el atentado que Trujillo perpetró en contra de Rómulo Betancourt que era presidente de Venezuela.

 

 

Para mediados de septiembre de 1960 nuestra célula fue descubierta por el SIM  que iba apresando a los miembros del grupo que pertenecían  al Movimiento Popular Dominicano (MPD). Ellos fueron salvajemente  torturados en la 40. Nuestro cabecilla Tirso Mejía Ricart logró escapar de una manera espectacular burlando la vigilancia del SIM y las restricciones de los aeropuertos y puertos marítimos. Un primo mío Eligio Mella Miniño logró esconderse y así estuvo hasta después de la muerte de Trujillo en mayo de 1961.

 

Bernardo Vega  en su bien documentado libro "Los Estados Unidos y Trujillo: Los Días Finales 1960-1961", en la pagina 393 narra con precisión una buena parte de nuestra historia señalando los nombres de los demás jóvenes que fuimos apresados René Sánchez Córdoba, Víctor Manuel Victoria Echavarría, Rafael Eugenio Vásquez Mustafá, Miguel Alfonseca y José Ramírez Ferreiras (Condecito). Este era un excelente artista plástico y brillante alumno de Jaime Colson y Paul Giudecelli .

 

Al apresarme el SIM, una mañana de los primeros días de septiembre de 1960 en mi hogar capitaleño de la avenida Independencia esq. Dr. Delgado, me condujeron a La 40, la cárcel de tortura que estaba en la calle 40 del barrio de Cristo Rey. Era una casa muy amplia a la que se le había construido los dos pabellones de celdas solitarias y una oficina para los interrogatorios  y tortura. En el patio había una alta torre para las comunicaciones y en su base de cuatro patas que era un cuadrilátero, los calieses lo conocían como el coliseo en donde a los presos se les sometía  a fieras tandas de puñetazos y latigazos salvajes en presencia de los demás detenidos en que todos estábamos desnudos y esposados. Por lo general el espectáculo se organizaba para la medianoche.

 

 

El proceso de interrogatorio se inició en horas de la noche. Sentado en la llamada silla eléctrica y mediante el uso del bastón eléctrico me quisieron obligar a denunciar a otros complotados. Esos eran aparte de los que ya estaban detenidos que Condecito los había denunciado después que no pudo resistir las torturas a que fue sometido.

 

 

Confiaba que mi vida no corría peligro pese a las torturas. Y es que como católico militante creía en ese entonces de la promesa de los que llevaban a cabo el ritual, que los curas católicos nos habían inculcado, de comulgar los nueve primeros viernes de cada mes, no moriríamos  sin asistencia espiritual. Ese convencimiento me fortaleció y era una inocente fe juvenil sin haber sido manchada por las otras realidades y verdades de la vida. Pero todas esas creencias casi infantiles me sostuvieron todo el tiempo que estuve encarcelado.

 

 

En la segunda noche de encierro  y sometido a los choques del bastón eléctrico y a los golpes en distintas partes del cuerpo, se me ocurrió involucrar al agregado cultural de la embajada americana William Pugh, que ya había salido del país después de la ruptura de relaciones  diplomáticas.  Desde ese momento  cambió todo el interrogatorio del consultor jurídico del SIM Eladio Ramírez Suero, este era amigo y compañero de papá y en ningún momento dio señales  que me conocía. Y yo tampoco hice intento de mostrar que lo conocía. El interrogatorio fue laboriosamente redactado en presencia del jefe del SIM en ese momento Candito Torres Tejeda y de Clodoveo Ortiz y del capitán del Villar, ambos de origen banilejo.

 

Firmada la nueva confesión, la situación entró en una nueva etapa de que ya no nos sacaban de las celdas para más interrogatorios. Ni falsos interrogatorios diciendo que ya fulano confesó lo cual era un farol como dicen los jugadores de póker para ver si involucraban más personas como anti trujillistas al decir que ya fulano habían confesado. Así aseguramos nuestra integridad física. Esa versión de mis declaraciones  fue dada como la primera noticia del 18 de septiembre de 1960 y se presentó que era un complot para atentar en  contra del doctor Joaquín Balaguer que era entonces el presidente dominicano después de la renuncia de Héctor Trujillo por motivos de haberse perpetrado el atentado en contra de Rómulo Betancourt.

 

Mi tío Rafael Herrera, que era embajador dominicano ante las Naciones Unidas, le envió una emocionante carta a Trujillo en donde decía: "Este sobrino siempre ha sido uno de mis mayores cariños, y aún en la amargura de esta hora mentiría si le dijera que he dejado de quererlo. Repudio indignado el abismo de error en que ha caído". Más adelante agregaba: "Acongojado y resentido como estoy por su conducta, mantengo la esperanza que  habría de volver a las filas de la lealtad y el patriotismo bajo la bandera generosa y triunfadora del Generalísimo Trujillo".

 

Los días en la 40 transcurrían en la normalidad de una angustia latente, escuchando el abrir y cerrar de las dobles puertas de las celdas para ingresar a un nuevo preso, sacarlos para interrogarlos, eliminarlos o llevarlos a la isla Beata. Era una celda de unos 2.50 metros por 2.50 metros con una ducha y un inodoro. Dormíamos desnudos en el suelo que ya se sentía el frio por la época del año. La comida que nos ofrecían cada día era aceptable muy distinto a lo que ocurriría en La Victoria. Y a finales de septiembre nuestro grupo fue trasladado para la cárcel de La Victoria.

 

En La Victoria nos internaron en el área de aislamiento donde  los calabozos eran muy amplios pero sin ninguna  facilidad higiénica. Para esos nos dejaban una lata de aceite de maní para las necesidades urinarias. Dos veces al día nos llevaban a los baños y sanitarios donde procedíamos a llevar cabo un proceso de higienización mínima.  La comida era infernal ya que era un caldo innombrable  de cabeza de vaca con plátanos. La cena y el desayuno eran pedazos de pan con un chocolate  aguado.

 

Después de una semana nos anunciaron que nos llevarían a las oficinas del  SIM en la capital, llegamos  al filo del mediodía llevándonos  a un salón donde esperaban nuestros familiares más cercanos. Antes de liberarnos fuimos objeto del clásico mensaje de la benevolencia de Trujillo y con la advertencia de que no volviéramos a meternos en esa clase acción sediciosa contra el gobierno.

 

Mis familiares en esa ocasión fueron cancelados de sus cargos y a mi me cancelaron la inscripción de la universidad, o sea que no podía finalizar mi carrera. Sin embargo a finales de noviembre nos llamaron para que procediéramos a formalizar nuestra inscripción en el quinto año y semanas después mi padre fue nombrado gobernador de Bani. De esa manera pude retornar a las aulas donde mis compañeros de cuatro años me recibieron con muestras de afectos increíbles y sin temor de acercarse para saludarme. Completé en junio de 1961 los exámenes finales de quinto año. En septiembre pude presentar mi trabajo final de grado o tesis  en una universidad con el campus rodeado por fuerzas policiales. La graduación se llevó a cabo en octubre en grupos pequeños. Cada graduando solo podía asistir con un pariente cercano.

 

 

A los 56 años de esa experiencia de juventud creo que para un ser humano inquieto tales ocurrencias en su momento son perturbadoras y amenazadoras. Pero si se tiene la suerte de sobrevivir sin daños físicos o mentales   se transmuta al espíritu a una responsabilidad para con la Patria. Se atesora esa aventura de la juventud con la secuela de enseñanzas para toda la vida. La personalidad se consolida y se está más dispuesto  a conservar la paz espiritual a la hora que la vida en su devenir nos presenta los escollos naturales en la existencia humana. Y esa fragua de la cárcel fue el ingrediente que estimuló mis inquietudes de escribir para ayudar a los demás. La actividad por mis artículos la inicié en 1969 en los diarios nacionales. En 1955 escribía artículos en Ecos del Valle el semanario de la familia en mi pueblo. Hasta la fecha he mantenido mis columnas en  diversos diarios que tan gentilmente me han acogido.

 

Estos relatos banilejos de la década de 1950 son los que a mí me tocó vivir. Fue una década de ensueño junto a mi familia y muchos amigos que dejaron huellas en mi corazón y en mi conducta ciudadana. Los relatos llenan un vacío que existía de esos diez años ya que hay narraciones muy buenas de Joaquín Incháustegui, Cesar Objío y Colombino Perelló de las décadas anteriores. Y para las décadas de 1960 y 1970  están los  cautivantes libros de Luis Ney Barias Peña titulado "Episodios y Vivencias Banilejas",  Jesús Ramón Báez Coste titulado "Bani, Recuerdos y Vivencias" y el de  Angel Bienvenido Peguero (Mañiña) con su título: "Memorias de un Pueblerino”.    

 

 

 

 

 

 

JUEVES 5 ENERO 2016

Read 267 times Last modified on Sábado, 14 Enero 2017 08:00

Comentarios  

0 #4 Manuel E.Peguero 05-01-2017 20:55
Quienes vivieron en in mundo muy distante a Fabio tambien tienen derecho a opinar si conocen el comportamiento de el.
Citar
0 #3 jesus ramon baez 05-01-2017 20:23
Te lo dije pancho, que comenzarian a tirar y es de los molinos.
Citar
0 #2 Fernando Gonzalez 05-01-2017 18:24
Fabio aun el largo tiempo que ha pasado no logran despejar la estela de DUDA que envolvio tu caso.
Citar
0 #1 jesus ramon baez 05-01-2017 16:22
Muy a pesar de los que podrian decir algunos que de seguro lo haran, me siento muy contento con esta narraccion realizada por Don Fabio, se puede percibir que esas palabras salieron de lo mas profundo de corazon cargadas de emociones y vivencias que el las pudo expresar, gracia por esa historia la cual desconocia, y gracias por dejar que sea su amigo y ahora con mas aprecio hacia usted mis respeto.
Citar

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

angelariabanner

Opiniones

Se le fue la mano al presidente Danilo Medina

Se le fue la ma...

El productor de Hilando Fino revela que el presidente Danilo Medina esta molesto...

Entérate NY

Entérate NY

►Caliente, caliente el caso Odebrecht en NY: El rum, rum entre los dominicanos e...

Odebrecht tiró al agua a Ángel Rondón

Odebrecht tiró ...

La batalla contra los corruptos se define en el nivel de reclamo popular, en la ...

El caso Odebrecht: “Danilo y su nueva estrategia”

El caso Odebrec...

Ahora el maestro se muestra como el abanderado de la transparencia, de un proye...

Obama no es un show. No, es real en humildad

Obama no es un ...

Esa espontaneidad en lo que hace y dice el casi saliente presidente de los Estad...

¡Que la Odebrecht pague por sus trapacerías!

¡Que la Odebrec...

Se colige que para poder desembolsar entre los complices del entramado corrupto ...

Hasta en la Iglesia Evangélica hay clientelismo

Hasta en la Igl...

Pastor Ezequiel Molina viola disposicion del Indotel en su red de emisoras.

En los pasillos

En los pasillos

Los pasillos, como corredores de paso, proponen prisa e irreflexion.

Las cosas no pintan bien en el 2017

Las cosas no pi...

El 2017 que recien comienza no pinta bien porque lo iniciamos con muchas perturb...

RD: ¿el país de las injusticias o de las maravillas?

RD: ¿el país de...

Luchemos para instaurar la justicia y la equidad como elementos fundamentales de...

La real deuda de Odebrecht con R.D.

La real deuda d...

Como economista y auditor es mi deber explicar en lenguaje sencillo, los temas q...

¡Decisión ominosa!

¡Decisión omino...

Al nacer el 2017 se ha iniciado un periodo mas ominoso y peligroso que los anter...

Caso Percival Matos Vs. Caso Odebrecht

Caso Percival M...

Al parecer la sociedad, los grupos sociales, los partidos de la oposicion, estan...

A Obama lo van a echar de menos

A Obama lo van ...

Inteligente, sencillo y casi siempre con una sonrisa a flor de labios.

Por Odebrecht, pongamos voz a la indignación

Por Odebrecht, ...

Tenemos que gritarle a las autoridades que exigimos justicia.

John Percival no era revolucionario

John Percival n...

Lo mismo que ocurre con Dios, que muchos toman su nombre en vano, pasa con la pa...

Reclamemos justicia por sobornos y otras diabluras de Odebrech

Reclamemos just...

Mientras en otros paises, por el caso Odebrecht, estan enjuiciando, condenando, ...

John Percival Matos, el delincuente favorito

John Percival M...

Es totalmente entendible el panico que aqueja a los dominicanos por el increment...

¡Gracias!

¡Gracias!

Pierde tiempo quien busque en esta columna alguna erudicion, ciencia o instrucci...

Danilo no es original. En 2017 debe cambiar

Danilo no es or...

La idea de subsidiar el consumo de ciertos servicios publicos esenci...

«
»

El Siembra Hielo es miembro de la Federación Internacional de Periodistas Digitales -FIPED-. Copyright © El Siembra Hielo.com